Cómo elegir un depósito para la calefacción de tu hogar

Cómo elegir depósito de gasoil para calefacción

Hoy en día es extraño encontrar un hogar que no cuente con un sistema de calefacción más allá de estufas y radiadores, ya sea luz, gasoil o pellets. Aunque los tres tipos de calefacción tienen sus ventajas, en este caso vamos a hablar sobre la calefacción de gasoil aportando información sobre cómo elegir el depósito de gasóleo para calefacción que más se ajuste a tus necesidades.

Antes de nada, cabe matizar algunos puntos clave para la instalación de calefacción de gasoil. Por una parte, hay que saber que los depósitos de gasóleo para calefacción deben instalarse en una superficie totalmente plana y horizontal, y deberán quedar totalmente protegidos de los rayos UV y la exposición directa al Sol. Sólo podrán estar a la intemperie cuando el fabricante certifique que así puede ser.

Deberá haber un espacio de, como mínimo 1 metro entre el tanque y cualquier foco de calor, y la ventilación de la caldera de calefacción de gasoil podrá desembocar en un espacio cerrado siempre y cuando tenga una capacidad igual o superior a 1500 litros. Es necesario destacar que dependiendo del tanque que elijas para almacenar el combustible de la calefacción de tu hogar, deberás cumplir una normativa u otra, además puede que la instalación del depósito deba ser legalizada por el organismo competente. A continuación, hablaremos de los tipos de tanques de gasoil para calefacción y sus características y necesidades específicas.

Tipos de depósitos de gasoil para calefacción

Hoy en día existen dos materiales con los que se fabrican los diferentes tipos de depósitos de gasoil para calefacción doméstica: el acero galvanizado y el plástico (polietileno). Elegir uno u otro depende del presupuesto, ya que los dos materiales resultan ser seguros y se trata en ambos casos de depósitos de gasoil homologados.

Depósitos de polietileno

Dentro de los depósitos de plástico (polietileno) podemos distinguir entre dos tipos: los de simple pared y los de doble pared.

    • Depósitos de polietileno de simple pared

      Están fabricados de una sola pieza y suelen ser de color blanco. No pueden colocarse en exterior por poseer poca resistencia a los rayos ultravioleta, y debe colocarse con una bandeja o cubeto de retención cuando se trata de un depósito de gasoil de más 1000 litros. El cubeto de retención debe ser del 10% de la capacidad del depósito si este es de 1000 litros o menos, en el caso de que el depósito sea de más litros el cubeto deberá tener el 100% de la capacidad del tanque.

    • Depósitos de plástico de doble pared

      Se fabrican con polietileno de alta densidad para el uso doméstico de calefacción de gasoil y puede ser de color verde o grise. Su principal diferencia respecto a los depósitos de acero galvanizado reside en que su durabilidad es menor, aunque por otra parte, mantienen mejor las propiedades del combustible y evitan que traspase el olor a gasoil. Los depósitos de gasoil para calefacción de doble pared son muy resistentes a golpes y a los rayos UV por estar fabricados con una pigmentación especial para su protección y exposición a agentes externos.

      Cabe tener en cuenta que son el doble de pesados que los depósitos de pared simple, ya que su constitución es la de un depósito de simple pared recubierto de un envolvente de polietileno. Otra de sus diferencias respecto a los depósitos simples es que no necesitan cubeto de retención. Tal y como lo indica la legislación, incorporan un indicador de nivel de gasóleo y un detector de fugas para evitar accidentes.

Depósitos de acero

Los depósitos de acero están especialmente indicados para los lugares en los que corran peligro de recibir golpes (como por ejemplo un garaje). Aunque estos depósitos tienen un precio más alto que los de polietileno, proporcionan una mayor durabilidad ya que combinan robustez y estabilidad además de contar con un recubrimiento impermeabilizante que reduce al mínimo las pérdidas por evaporación.

Mantenimiento del tanque o depósito para calefacción de gasoil

A la hora de elegir un instalador de depósito de gasoil para calefacción es muy importante asegurarse de que está autorizado por el Ministerio de Industria, dicho instalador también puede encargarse de realizar las tareas de mantenimiento para el depósito de la calefacción. En cuanto al mantenimiento dependerá del tipo de tanque que hayas escogido, pero lo más recomendable es realizar revisiones periódicas y una limpieza, como mínimo, cada 4 o 5 años.

Recuerda que, independientemente del tipo de depósito que elijas para la calefacción doméstica, el tanque debe estar homologado y contar con la certificación que así lo acredite.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *